Origen de la palabra “mudanza"

Origen de la palabra “mudanza”

Cuando piensas en la palabra mudanza, ¿qué tipo de sensaciones vienen a tu mente? Seguramente te imaginas cajas, cansancio, ordenar, recoger, clasificar, y sobre todo, estrés y agotamiento para
que todo vuelva a su lugar. Este término trae consigo una inmensa connotación afectiva y es que cambiar de ambiente es una gran decisión por lo que debe llevarse a cabo de la mejor manera posible.

Ahora bien, ¿cuál es el origen de esa palabra tan peculiar que es capaz de desatar ese vaivén de emociones? La palabra mudanza deriva de “mudantia“ un término del latín medieval y que, aunque no lo creas, se utilizaba en el mismo contexto que en la actualidad.

Para ser más específicos, mudantia es un término que deriva de la palabra latina mutatio cuyo significado es “mutación o cambio”. Dicho esto, podemos observar que mudanza se refiere a cambios; incluso, no siempre mudanza se refiere a moverse (trasladarse) de un espacio físico a otro, sino que, por ejemplo, al remodelar el espacio donde habitamos, también estamos haciendo una mudanza.

Al consultar el Diccionario de la Real Academia Española (RAE) encontramos que definen el término mudanza como “Acción o efecto de mudar o mudarse”, “Traslación que se hace de una casa o de una habitación a otra”. En otras palabras, podemos decir que mudanza es cambio, transformación, innovación, evolución bien sea que se produzca de una vivienda a otra o de cualquier cambio que realicemos en nuestra vida personal.

Grua elevadora antigua

Se sabe que las mudanzas siempre han estado presentes en la historia de la humanidad, y es que, desde tiempos remotos, las civilizaciones han tenido que moverse de las localidades donde habitaban a otras.

Este cambio solían hacerlo en busca de alimento, tierras para cultivar, agua o para protegerse de los cambios climáticos y el acecho de animales salvajes. Los nómadas eran una civilización que constantemente debían cambiarse del sitio donde se asentaban e iban cargando sus cosas en la espalda.

Este proceso era realizado varias veces al año y su frecuencia dependía mayormente de las condiciones de las mareas, ya que hay indicios de algunas movilizaciones entre continentes en las épocas en que la mareas permitían tener acceso a otras tierras.

Siglos después y con la creación de las embarcaciones, se pudo dar paso a un nuevo tipo de mudanza que trajo el acceso a nuevas tierras jamás exploradas y que sirvieron de asentamiento para españoles, portugueses e ingleses.

Las mudanzas a lo largo de nuestra historia

Como ya se ha dicho, mudarse siempre ha estado presente en la vida de las personas, solo que la manera de hacerlo ha ido cambiando en consonancia con la evolución de los tiempos. Hace millones de años, las personas debían cargar sus pertenencias en las espaldas ya que vivían a la intemperie y no poseían grandes mobiliarios.

Luego, la participación de las bestias de carga fue idónea para brindar un poco de comodidad a los migrantes, pues estos animales podían cargar las pertenencias de la mudanza durante largos trayectos. Más adelante, el ingenio del hombre llevó a la invención de los carruajes que, sin duda, fueron de gran provecho para llevar a cabo las mudanzas con éxito.

Cuando empezaron a levantarse las ciudades, las personas más adineradas contaban con grandes mobiliarios por lo que, si decidían cambiarse de ciudad, debían desarmarlos para poder sacarlos de las casas, muchas veces por las ventanas. La carga de esos muebles la hacían los sirvientes que poseían, los cuales debían velar porque todo llegará en perfecto estado.

Por su parte, las personas de una menor posición económica debían recurrir a sacos para guardar sus pertenencias de la mudanza y llevarlos en la espalda o en carretas trasladadas por caballos.

Se cree que en el siglo XIX fue cuando se empezaron a crear las primeras empresas dedicadas a mudanzas. En ese entonces, el trabajo era ejecutado por cocheros que se dedicaban a ofrecer el servicio de traslado de pertenencias de una ciudad a otra.

Hoy en día, las formas de llevar a cabo una mudanza han evolucionado por completo, al punto de disponer de vías marítimas, aéreas o terrestres para trasladar la mayor cantidad de muebles y bienes a tu nuevo destino mediante un servicio de calidad asegurada.

Historia de las mudanzas

Tipos de mudanza

¿Son todas las mudanzas iguales? Este interrogante será respondido después de leer las siguientes líneas. A modo de resumen podemos decirte que la mudanza no es sólo empacar cajas, organizar y trasladarse de un sitio a otro; existen diferentes tipos de mudanzas, y te revelaremos las más comunes:

Tipos de mudanzas

Según la distancia

Siempre que realices una mudanza, la distancia es un factor a tener en cuenta, ya que el recorrido del servicio de mudanza será determinante para saber el tipo de resguardo que deben tener tus
objetos, así como también el coste del traslado de los mismos. Es por ello que podemos distinguir en esta categoría mudanzas clasificadas según la distancia en:

1. Mudanza local: Se trata de una mudanza dentro del perímetro que habitas; es decir, solo te moverás de locación en el mismo edificio, barrio o urbanización. En general, este tipo de mudanzas se llevan a cabo en personas que desean permanecer lo más cerca posible a sus sitios de trabajo, colegio de los pequeños, acceso a servicios y cualquiera otra de las ventajas que trae consigo vivir en la misma zona residencial.

2. Mudanza regional: En este caso, el destino de la mudanza se encuentra en la misma ciudad o en zonas cercanas a la misma. Para este tipo de mudanzas se requiere tramitar algunos permisos para que puedas trasladar tus bienes a otra región sin inconvenientes.

3. Mudanza nacional: Cuando se trata de mudanzas nacionales el destino final es otra ciudad. Se requiere recorrer distancias más lejanas, y por ende, el coste es mucho más elevado si deseas llevar mobiliario y objetos a largos recorridos. Además, es imperante tramitar la documentación pertinente.

4. Mudanza internacional: En este caso, la mudanza es hacia otro país, por lo que debes saber cuáles son las condiciones para el traslado de las cosas y si existen regulaciones en el país
destino que prohíban la entrada de tus pertenencias.

Traslados por distancia

Según la magnitud

Bien sea que sólo vayas a mudarte de habitación, de piso o de casa, el tipo de mudanza según la magnitud se desglosa en dos categorías:

1. Mudanza parcial: Cuando sólo será desocupada una parte de un inmueble, nos referimos a mudanza parcial. Por lo tanto, la preparación es algo más sencilla y un claro ejemplo es la mudanza
de una habitación a otra más grande.

2. Mudanza completa: Al tener que desocupar completamente el inmueble para trasladarte a otro, decimos que se realizará una mudanza completa. Para este tipo de mudanza, se requiere organización, tiempo, preparación y clasificación de cada uno de los objetos que se trasladarán para evitar pérdidas o daños de los mismos.

Según el carácter

Si hablamos del carácter de una mudanza, estaríamos haciendo referencia al espacio a donde se realizará la mudanza, entre los que destacan:

1. Mudanza a vivienda: Generalmente es la mudanza más habitual ya que las personas sueñan con tener su propio espacio bien sea alquilado o propio. En este tipo de mudanzas debemos llevar todas nuestras pertenencias, para poder estar cómodos en el nuevo lugar.

2. Mudanza de oficina: Si has obtenido un ascenso, este tipo de mudanza trae consigo alegrías. La manera de empacar requiere llevar contigo tus objetos personales y de trabajo que vayan
en consonancia con el nuevo espacio.

3. Mudanza de empresa: Si la empresa donde trabajas decide ampliar sus sucursales y eres escogido para trasladarte a la nueva empresa, deberás empacar tus documentos, mobiliario y equipos para luego identificarlos y proceder a trasladarlos al nuevo destino.

4. Mudanza compartida: Algunas empresas ofrecen servicios de mudanza compartida con el fin de economizar los costes de traslado. Para ponerte en contexto, tus cosas compartirán camión con otra persona que se mudará a alguna zona cercana a la tuya. La desventaja de este servicio es que suelen pasar algunos días en que consigas alguien con quien compartir el camión y deberás identificar muy bien tus cosas para evitar pérdidas.

5. Mudanza a coliving: Si estás optando por esta alternativa, realmente son pocas las cosas que deberás llevar contigo ya que estos espacios generalmente están amueblados y cuentan con diferentes servicios; no obstante, el hecho de trasladarte al nuevo sitio también se considera un tipo de mudanza.

Mudanza a coliving

Consejos para hacer una mudanza organizada y no morir en el intento

Una mudanza es algo que cualquiera de nosotros, en un momento dado, debe realizar, bien sea por estudiar en otra región, por matrimonio, para alcanzar independencia o por el simple hecho de querer tener una nueva perspectiva en nuestras vidas.

Este proceso no tiene que ser una tortura, así que te dejaremos saber algunas sugerencias para que la misión se lleve a cabo de la mejor manera:

Haz una lista

Debes planificar muy bien el proceso de la mudanza, por eso es primordial contar con una lista donde podrás anotar los asuntos pendientes. Luego, ordena por fechas las tareas que debes llevar a cabo en el proceso de mudanza, tales como pagar servicios, concluir contratos en la nueva vivienda, cambiar la dirección de correo, etc.

Contrata una empresa de mudanza

Si cuentas con el presupuesto esta es una maravillosa alternativa, pues las empresas de mudanzas podrán ayudar a organizar y cargar tus cajas en el camión. Lo mejor será que evalúes diferentes presupuestos y te inclines por el que mejor se ajuste a tus necesidades.

Limpia y clasifica tus cosas

Lo mejor de las mudanzas es que te puedes dar el lujo de deshacerte de algunas cosas que seguro no necesitas. Para lograrlo, deberás limpiar muy bien tus objetos antes de colocarlos en cajas y clasificarlos para que al momento de desempacar no te estreses y sea más llevadera la mudanza. Aquello que no necesitas puedes donarlo, regalarlo o venderlo, es una manera de empezar con nuevas energías, además de ahorrar espacio en el camión de mudanzas.

Etiqueta las cajas

De esta manera podrás saber exactamente qué contienen las cajas, además de resguardar los objetos frágiles. Es el mejor consejo para el momento de ordenar las cajas en el nuevo espacio.

Guarda primero la cocina y el salón

Debido a que estas zonas de la casa son las que tienen más objetos, debemos empezar a empacar por estas áreas. Coloca protectores a las cajas que contengan objetos que merecen manipularse con cuidado y en un lugar visible coloca la etiqueta de frágil.

No llenar las cajas de más

Si sobrecargas las cajas con el fin de tener una menor cantidad, corres el riesgo de que la caja se rompa, y con ello, alguna de tus cosas. Un buen consejo es usar cajas pequeñas para colocar los objetos más pesados y cajas grandes para acomodar los objetos más ligeros.

Prepara una caja de supervivencia

Deberás organizar una caja para que pueda ayudarte a sobrevivir durante el proceso de organización en tu nuevo hogar. Esta caja deberá incluir ropa para dos o tres días, productos de higiene personal, medicamentos, e incluso, algunos alimentos para sobrellevar la mudanza.

Contrata una empresa

Algunas curiosidades de mudanzas

En el mes de noviembre de 1974 se llevó a cabo en la ciudad estadounidense de San Francisco, una mudanza poco habitual. Y es que se pretendía levantar una nueva urbanización; sin embargo, los habitantes de unas casas victorianas que se encontraban en ese lugar se negaban a desalojar las viviendas. Por eso, se tuvo que recurrir a mudar las viviendas completas con ayuda de unos 30 camiones y múltiples operarios.

El recorrido se hizo por las empinadas calles de la ciudad y se tuvo que recorrer casi un kilómetro. Hasta ahora, esta mudanza se registra como la más grande de toda la historia.

Otro hecho curioso que involucra las mudanzas es que en Quebec, cada año aproximadamente 100.000 personas se mudan el primero de julio. Lo curioso de esto es que la mayoría de los  contratos de arrendamiento tienen esa fecha común de culminación como tradición desde hace más de 200 años.

Para este evento, las empresas de mudanzas tienen estrategias a fin de evitar el colapso de las concurridas avenidas de la ciudad en ese atípico día.

Y si hablamos de mudanzas en el cine, es imposible dejar de mencionar una de las películas más icónicas de Disney, no es otra que ”Up (2009)” donde el particular señor Fredricksen ingenia toda una estrategia para mudar su casa completa rumbo a Sudamérica.

Durante el trayecto, se le unen nuevos amigos y lo que parecía la mudanza mejor planificada, terminó en una aventura increíble que marcó y unió la vida de los personajes. Y es que el señor Fredricksen no sólo quería mudar su hogar, sino todos los recuerdos y las vivencias dentro de ese espacio.

Sin duda, este sentimiento de nostalgia, apego y resistencia al cambio fue lo que cautivó la atención de los espectadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

×